Papeles de trabajo N° 36 (15-10-15)

DECLARACIÓN DE LA CONFERENCIA MUNDIAL DE LOS PUEBLOS SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO Y DEFENSA DE LA VIDA

Esta declaración reúne nuestro pensamiento y sentimiento, y es nuestra propuesta para las negociaciones internacionales de las Conferencias de Partes de Naciones Unidas sobre cambio climático, medio ambiente, desarrollo sostenible y otros escenarios relevantes, así como para la agenda permanente de los pueblos para la defensa de la vida.

El mundo está siendo azotado por una múltiple crisis global que se manifiesta en una crisis climática, financiera, alimentaria, energética, institucional, cultural, ética y espiritual y en un estado de guerra permanente. Esto nos señala que estamos viviendo una crisis integral del capitalismo y de un modelo de sociedad. Para sobrevivir, la humanidad tiene que liberarse del capitalismo porque conduce a la humanidad hacia un horizonte de destrucción que sentencia a muerte a la naturaleza y a la vida misma.

Tenemos que poner en marcha un nuevo modelo civilizatorio que valore la cultura de la vida y la cultura de la paz, que es el Vivir Bien. El mundo precisa transitar hacia la visión holística del Vivir Bien, profundizando la complementariedad entre los derechos de los pueblos y los derechos de la Madre Tierra, que implica construir una relación de equilibrio entre los seres humanos con la naturaleza para restablecer la armonía con la Madre Tierra. El Vivir Bien en armonía con la Madre Tierra es el nuevo modelo de civilización para preservar la comunidad de vida, donde la Madre Tierra es un ser vivo sagrado y no un objeto para la explotación de los seres humanos.

Hoy, los pueblos del mundo nos sublevamos contra un sistema capitalista que promueve los negocios ambientales, la mercantilización y la privatización de las funciones ambientales de la naturaleza, que son y deben seguir siendo un bien común de los pueblos. Nos sublevamos contra el capitalismo que es la causa estructural del cambio climático y que pretende someter los ciclos vitales de la Madre Tierra a las reglas del mercado bajo el dominio de la tecnología capitalista.

(…) La humanidad no debe vivir sin valores y sin principios éticos. La humanidad no puede vivir soportando la imposición de un solo modelo económico, político, social y cultural. La humanidad no debe vivir separada en clases, dividida por élites políticas y bajo religiones y creencias impuestas a la fuerza, bajo visiones que separan a los seres humanos de la naturaleza y rompen el equilibrio entre los seres vivos. (…).

  10 puntos contra el cambio climático:

 1- Adoptar un nuevo modelo “civilizatorio” en el mundo, sin consumismo, “guerrerismo”, mercantilismo ni capitalismo, construyendo y consolidando un orden mundial para el “vivir bien”.

2- Construir un sistema climático basado en la responsabilidad con la Madre Tierra y con la cultura de la vida, para la realización plena de la humanidad, en su desarrollo integral.

3- Incentivar la protección de los derechos de la Madre Tierra, de forma articulada con los derechos de los pueblos para su desarrollo integral.

4- Defender los bienes comunes y universales, como mares, agua, espacio atmosférico, promoviendo el acceso de los pueblos al patrimonio común.

5- Abogar por la eliminación de patentes de las tecnologías y el reconocimiento del derecho humano a la ciencia y tecnología de la vida.

6- Pedir a los gobiernos del mundo concebir el agua como un derecho humano.

7- Constituir un Tribunal Internacional de Justicia Climática y Madre Tierra, “para facilitar que los países cumplan sus compromisos internacionales con el cambio climático”, en un contexto de respeto a los derechos de los pueblos y de la Madre Tierra.

8- Destinar los recursos de la maquinaria militar de las potencias imperiales y de los promotores de la guerra, para financiar las acciones de los pueblos contra el cambio climático, es decir, “en vez de que gasten plata en guerras, más bien nos den plata para cuidar el medio ambiente”.

9- Erradicar la mercantilización de la naturaleza y de los mercados de carbono, que promueven millones de negocios climáticos, pero no resuelven el problema de la crisis climática.

10- Promover la descolonización de los recursos naturales, de visiones coloniales ambientales sesgadas, y que ven a los pueblos del sur como guardabosques de los países del norte, y a las comunidades, como enemigos de la naturaleza.

Ver documento completo en: http://www.alainet.org/es/articulo/172967

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Papeles de trabajo N° 35 (08-10-15)

BUEN VIVIR (VIVIR BIEN)

En la Conferencia de Desarrollo Sostenible de Río +20, dos paradigmas entraron en colisión: el paradigma de la Economía Verde, liderado por los países desarrollados basado en la expansión de los mercados hacia la naturaleza poniendo precio a los servicios eco sistémicos y promoviendo la mercantilización de la naturaleza, y el paradigma del Vivir Bien, basado en la ampliación de los derechos y obligaciones de las personas y pueblos y el reconocimiento de los derechos de la Madre Tierra. Es así que se reconoce la diversidad de enfoques, visiones y herramientas para alcanzar el desarrollo sostenible de acuerdo a las circunstancias y prioridades nacionales.

 Bolivia considera que el mundo debe transitar hacia la visión holística del Vivir Bien, profundizando los derechos de los pueblos y reconociendo los derechos de la Madre Tierra, construyéndose una relación metabólica entre los seres humanos y la naturaleza. Para pasar al Vivir Bien en los países en desarrollo es necesario avanzar en el proceso de descolonización de las estructuras de gobierno mundiales.

 Los países desarrollados en el escenario internacional siguen insistiendo en imponer su visión de la Economía Verde en el mundo condicionando el apoyo financiero y tecnológico a los países en desarrollo a la puesta en marcha de los instrumentos de implementación del pago por los servicios eco sistémicos y a la contabilidad ambiental. En este paradigma el sector privado asume el liderazgo de la conservación del medio ambiente, de la biodiversidad y de la mitigación del cambio climático.

 Sin embargo, el Vivir bien también ha avanzado a nivel mundial. Se ha reconocido el paradigma del Vivir Bien en armonía con la Madre Tierra y el diálogo intercientífico entre ciencias modernas y saberes ancestrales (Plataforma de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos-IPBES); el reconocimiento por varios países de los derechos de la Madre Tierra (Río +20 El Futuro que Queremos); el reconocimiento de la protección de la Madre Tierra en cambio climático (COP18, Convención Marco de Naciones Unidas y Cambio Climático-CMNUCC); el día mundial de la Madre Tierra, el derecho humano al agua y el diálogo de la armonía con la naturaleza (Asamblea General de Naciones Unidas).

 El Vivir Bien es una visión que nace de las naciones y pueblos indígenas originarios campesinos de los pueblos del Sur. El Vivir Bien es el horizonte civilizatorio y cultural alternativo al capitalismo y a la modernidad que se alcanza de forma colectiva, complementaria y solidaria integrando en su realización práctica, entre otras dimensiones, las sociales, las culturales, las políticas, las económicas, las ecológicas, y las afectivas, para permitir el encuentro armonioso entre el conjunto de seres, componentes y recursos de la Madre Tierra. Significa vivir en complementariedad, en armonía y equilibrio con la Madre Tierra y las sociedades, en equidad y solidaridad y eliminando las desigualdades y los mecanismos de dominación. Es Vivir Bien entre nosotros, Vivir Bien con lo que nos rodea y Vivir Bien consigo mismo.

 Tenemos que poner un freno a la acumulación capitalista; tenemos que poner un freno a la acumulación infinita de mercancías. Necesitamos otra civilización, otra sociedad, otra mentalidad, otros valores, otra cultura que no priorice la ganancia sino la satisfacción de necesidades humanas. Que no crea en el Dios dinero, sino que crea en el ser humano y la madre naturaleza. Necesitamos una economía que no escupa mercancías inútiles que solo generan ganancias para las empresas; necesitamos una economía que use la ciencia y la tecnología para producir cosas útiles que nos hagan vivir bien y que respeten la continuidad de la madre tierra.

El Vivir Bien contiene valores y principios profundos recuperados de las culturas ancestrales no occidentales que tenían como misión orientar a las sociedades hacia una convivencia en equilibrio entre los seres humanos y armónica con la naturaleza. El Vivir Bien, es una filosofía que valora la vida, busca el equilibrio con uno mismo, o estar bien individual, así como el estar bien colectivo, promoviendo respeto para alcanzar la armonía en la convivencia del Ser Humano con la naturaleza.

Documento base para la discusión en la Cumbre Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático – Tiquipaya, Bolivia, 10 al 12 de octubre de 2015.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Papeles de trabajo N° 34 (01-10-15)

EL COMPROMISO CLIMÁTICO DE LA C.A.B.A.

 A la fecha, 80 países -que representan el 70 % de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI globales)-, han cumplido en presentar sus Contribuciones Previstas Determinadas en el Nivel Nacional (INDCs, por sus siglas en inglés). Es decir, sus compromisos de reducción de GEI con vistas a la próxima COP21 de París en diciembre. Estos compromisos de reducciones, tomados en conjunto, resultan insuficientes ya que no alcanzan al esfuerzo que se requiere para evitar el “cambio climático peligroso”. El mismo ha sido definido como aquel por encima de los 2º respecto de los niveles históricos preindustriales. Por debajo de esa temperatura promedio global  podrían limitarse los daños que inevitablemente se producirán, evitando una escalada de aumentos de temperatura disparada fuera de todo control posible.  Un amplio número de países basados en el mejor conocimiento científico de los impactos del cambio proponen que el límite sea sólo de 1.5º de aumento de temperatura y el tema se encuentra por tanto en revisión.

Según los acuerdos de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), los países considerados como desarrollados estaban comprometidos a presentar sus Contribuciones a más tardar el 31 de marzo pasado y todos los países tienen como límite el 31 de octubre próximo.

 Las INDCs son un instrumento indispensable para demostrar el grado de compromiso con la lucha contra el cambio climático. México y Argentina, entre otros países de la región latinoamericana, han incluido metas tanto en mitigación como en adaptación, dividiendo ambos en “compromisos condicionados” (al apoyo que puedan recibir) y “compromisos no condicionados”, es decir, aquellas metas que se implementarían con fondos propios.

 Las ciudades del mundo son responsables del 78 % del total de las emisiones mundiales de GEI, y esta proporción continuará en aumento por varias décadas. Es por esa razón que desde hace largo rato existen campañas tendientes a que los gobiernos locales asuman metas ambiciosas, más allá de las políticas climáticas nacionales. Esto es tanto más importante cuanto que muchas ciudades, como es el caso de C.A.B.A., suelen contar proporcionalmente -esto es, por habitante-, con más recursos de todo tipo que las naciones a las que pertenecen.

Esta situación de la C.A.B.A. obliga a la sociedad y autoridades porteñas a un esfuerzo de adaptación y mitigación más enérgico, traducido en políticas más ambiciosas y medidas concretas de alta incidencia.

Entre estas iniciativas tienen un lugar preeminente aquellas que promuevan la descarbonización total de la matriz energética urbana, por medio de la sustitución de los combustibles fósiles y la incorporación de  fuentes renovables (solar, eólica, biomásica), sobre todo en uso residencial, comercial, industrial y también en transporte. Es una apuesta por el Uso Racional de la Energía, incursionando en nuevos diseños de hábitats y en los materiales constructivos ecoeficientes y bioclimáticos, así como en políticas que incentiven la desconcentración del trabajo y minimicen la necesidad de los desplazamientos.

 Ya son cientos las ciudades que antes del año 2050 se han propuesto llegar a este objetivo, el cual está también expresado en el proyecto de Ley “Buenos Aires 2050: Energía 100% renovable; Emisión 0” que se encuentra en tratamiento en las comisiones respectivas de la legislatura de C.A.B.A. Estas metas debieran ser coherentes con las que la ciudad adoptará en el Plan de Acción Climática, a ser aprobado en el corriente año.

Una oportunidad, además, para la emergencia de emprendimientos de diseño, tecnologías, materiales… Una enorme cantidad y variedad de “empleos verdes” que esperan las políticas públicas de cambio climático que los convoquen y movilicen.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Papeles de trabajo N° 33 (24-09-15)

CARTA DE BOGOTÁ: AMÉRICA EN DEFENSA DEL AGUA, LA TIERRA Y LA VIDA *

Desde Bogotá, corazón de América y convocando a nuestros hermanos en América Latina, como quien lanza una botella al mar con un mensaje, hacemos un llamado para unirnos y profundizar la movilización global desde América en defensa del Agua, la Tierra y la Vida, porque el conflicto no es ya solamente entre capital y trabajo, sino fundamentalmente entre el capital y la vida. Convocamos e invitamos a todos aquellos actores sociales locales, estatales, académicos e intelectuales, empresariales, a líderes políticos y ciudadanos del común a movilizarse con nosotros en búsqueda de una alternativa efectiva, en defensa de nuestra “Casa Común”.

Propuestas para caminar juntos.

  1. Movilización Ciudadana, Masiva, Global, Pacífica y Articulada: La confluencia de actores locales en una fuerza global que exija y construya el derecho a un futuro posible en La Tierra es impostergable. Los gobiernos locales en alianza con los ciudadanos, emprendedores y los pueblos que han resistido la depredación, nos constituimos en un actor social que se une en una movilización continua y creativa hasta conseguir territorio por territorio una alternativa viable y sostenible.
  2. Defender el Derecho al Agua para enfrentar al Cambio Climático: …Las medidas de adaptación al cambio climático a nivel global y local, deben priorizar el agua y su manejo integral como derecho común para garantizar la sostenibilidad de los asentamientos humanos, de las ciudades y los ecosistemas.
  3. Definición y administración de los comunes. Ecosistemas globales estratégicos y frágiles y biomas que hayan sido identificados como claves para mantener la vida en el planeta, serán gobernados a partir de las soberanías de los pueblos y de tratados internacionales entre Estados soberanos que garanticen su sostenibilidad, conectividad y vitalidad ambiental.
  4. El modelo financiero para enfrentar el Cambio Climático: Proponemos un impuesto nacional en los países productores de petróleo a los combustibles fósiles, al consumo y a las emisiones de CO2 en todos los países y un impuesto o tasa sobre cada transacción de combustible fósil en el mundo y el desmonte del subsidio a estos combustibles en los países donde exista. Se propone también un impuesto al movimiento internacional de capitales. Todos los recursos generados en el contexto internacional nutrirían un fondo internacional público que permita realizar inversiones en: a) Reducir las vulnerabilidades, aumentar los procesos de adaptación al cambio climático y fortalecer la resiliencia ecológica de los territorios, incluidas las ciudades b) Facilitar la transición económica de los países exportadores de carbón y petróleo hacia una economía sostenible y financiar las alternativas energéticas renovables.
  5. Transparencia hacia la Sociedad Global por parte de los Gobiernos Nacionales: Los acuerdos de París deben garantizar la reducción en términos absolutos de las emisiones de gases de efecto invernadero de los grandes emisores internacionales, para garantizar no llegar al límite de los 2C de aumento promedio de temperatura en el planeta. Estos acuerdos deben tener mecanismos de verificación internacional donde ciudades y ciudadanos jueguen un papel protagónico, y deben conllevar sanciones a los países que no cumplan dichos compromisos.
  6. Fomentar la transición económica de los países Latinoamericanos que dependen de la exportación de petróleo, minerales y carbón. Tal proceso puede asumirse …a partir, por ejemplo, de la condonación de la deuda externa, del reconocimiento de la deuda ecológica, del pago por servicios ambientales. Los modelos económicos emergentes en Latinoamérica pueden basarse en el aprovechamiento creativo y la conservación de la biodiversidad… para conservar y usar apropiadamente ecosistemas estratégicos y sus productos para el bienestar global.
  7. …Apoyamos la iniciativa del Gobierno de Bolivia y de los movimientos populares de oficializar en el sistema de Naciones Unidas la Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra…
  8. Apoyamos la implementación efectiva de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en las ciudades y asentamientos humanos del mundo…para garantizar los derechos universales de Tierra, Techo y Trabajo de calidad para todos y avanzar en asentamientos humanos incluyentes, seguros, resilientes y sostenibles…para cuidar el bien común y fortalecer la gobernanza local en detrimento de la regulación de entidades abstractas como los tratados de libre comercio.
  9. Adoptar la Felicidad y el Buen Vivir como Indicador Global de Desarrollo: Acoger la Felicidad Interna Bruta (F.I.B) que el Estado de Bhutan ejerce, como medición de la calidad de vida y desarrollo, para reducir el consumo inocuo y desacelerar la vida…
  10. Una Revolución Educativa de la razón y el sentimiento para un Nuevo Tiempo: Participación activa de los sistemas educativos, los niños, las niñas y los jóvenes en la consolidación de la revolución cultural y de valores necesaria para la emergencia de un nuevo sistema social y económico que trascienda la crisis socio-ecológica.

* http://www.encuentroporelclima.com.co/

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Papeles de trabajo N° 32 (17-09-15)

“CONFERENCIA MUNDIAL DE LOS PUEBLOS SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO Y DEFENSA DE LA VIDA”

El Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia, hace un llamado e invita y convoca a los pueblos y naciones del mundo a la “Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y Defensa de la Vida”, a realizarse en Tiquipaya, Cochabamba, Bolivia los días 10 al 12 de octubre de 2015, para la discusión de los siguientes temas:

Amenazas del capitalismo contra la vida

  1. Agenda de los intereses capitalistas en contra de la vida. Las transnacionales y los intereses capitalistas ponen en peligro la salud de la tierra, alimentos, agua y bosques con acciones que causan enfermedades, plagas y muertes de los seres vivos.
  2. Amenazas a la vida: guerras y geopolíticas de los imperios para distribuirse nuestras tierras y territorios. La maquinaria militar de los países del Norte se ha ocupado de destruir pueblos enteros con el afán de apropiarse de los recursos naturales estratégicos, alimentando la arquitectura financiera del capitalismo y la industria de la muerte.

 La construcción del Vivir Bien y los caminos de la vida

  1. Los caminos del Vivir Bien alternativos al capitalismo. El Vivir Bien en armonía con la Naturaleza es en esencia el único modelo universal de vida posible.
  2. Carta universal de derechos de la Madre Tierra para resistir al capitalismo. Así como los seres humanos son reconocidos en sus derechos, todos los seres deben ser respetados en sus derechos en el marco de la carta universal de derechos de la Madre Tierra, como un instrumento de su defensa ante el capitalismo.
  3. Conocimientos, prácticas y tecnologías de los pueblos para el cambio climático y para la vida. El capitalismo promueve las tecnologías modernas que provienen de los negocios y del sector privado, los pueblos debemos fortalecer las tecnologías ancestrales, milenarias y de la vida.
  4. La defensa de nuestro patrimonio común. Los pueblos defendemos con firmeza nuestros recursos naturales y patrimonio común contra quienes mercantilizan la vida a título de proteger la naturaleza.

 El cambio climático y la cultura de la vida

  1. Ciencias climáticas al servicio de la vida. Ante los reportes científicos engañosos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) sobre las causas e impactos del calentamiento global necesitamos recuperar y construir nuestra ciencia sobre el cambio climático.
  2. Tribunal internacional de justicia climática y de la vida. El mundo requiere de un organismo internacional que nos haga responsables con la VIDA y con los compromisos que los países debemos asumir para su protección integral.
  3. Mecanismos para la no mercantilización de la naturaleza. Los países capitalistas han propuesto en el ámbito internacional mecanismos de mercado como una propuesta cínica de solución al cambio climático, ante la cual debemos promover mecanismos e instrumentos para la no mercantilización de la naturaleza.
  4. Deudas del capitalismo: deuda climática, deuda social y deuda ecológica. Los países capitalistas han producido un conjunto de deudas con los pueblos, la humanidad y la Madre Tierra que tienen que empezar a pagar, empezando por la deuda climática.
  5. Diálogo interreligioso para salvar a la Madre Tierra. Las religiones del mundo luchan con un mensaje de paz y diálogo a la solución de la crisis climática ante el sistema global capitalista que destruye todos nuestros valores comunitarios.

Continuando en el camino de la defensa de la vida

  1. Evaluación de los logros y avances de Tiquipaya y la voz de los pueblos para la COP21 sobre cambio climático de Paris. Evaluar la Conferencia de Tiquipaya y levantar nuevamente nuestra voz planteando nuestras propias soluciones ante el cambio climático y las negociaciones de los países en Naciones Unidas.

A los pueblos y a las organizaciones sociales del mundo nos toca organizarnos mejor y unir todas nuestras fuerzas, movilizarnos desde nuestros pueblos para defender la Vida y la Madre Tierra, reconstruir la cultura de la vida, el Vivir Bien, y la vivencia en armonía con la naturaleza.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Papeles de trabajo N° 31 (10-09-15)

HACIA LA COP-21: DECLARACIONES RELIGIOSAS SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO

por Manuel Ludueña

A la encíclica Laudato si’ (junio 2015) del Papa Francisco [1], ya reiteradamente glosada y comentada, se han agregado otros llamamientos como la Declaración Islámica sobre el Cambio Climático Global (agosto 2015), la Carta Rabínica sobre la Crisis Climática (agosto 2015), así como, el Sínodo General de la iglesia de Inglaterra que urgen a los líderes mundiales a adoptar en París (diciembre 2015) compromisos concretos contra el cambio climático. A ellas se agrega la  Declaración budista sobre el cambio climático “El tiempo de actuar es ahora” (2011).

 La Declaración Islámica sobre el Cambio Climático Global[2] reconoce la responsabilidad de las actividades humanas que afectan a todo el planeta “Nuestra especie, aunque seleccionada para ser un cuidador o auxiliar (khalifah) en la tierra, ha sido la causa de la corrupción y la devastación en él que estamos en peligro de acabar con la vida tal como la conocemos en nuestro planeta. Esta tasa actual de cambio climático no se puede sostener, y el equilibrio de la tierra (mizan) pronto podría perderse” y evalúan, adicionalmente, que “Es alarmante que a pesar de todas las advertencias y predicciones, el sucesor del Protocolo de Kyoto, que debería haber estado en vigor en 2012, se ha retrasado. Es esencial que todos los países, especialmente los países más desarrollados, intensifiquen sus esfuerzos y adopten un enfoque pro-activo necesario para detener y, es de esperar finalmente, revertir el daño que se está forjando”.

La Carta Rabínica sobre la Crisis Climática[3], promovida por líderes rabinos de los Estados Unidos, hace un llamado para adoptar una  acción vigorosa que busque la justicia eco-social. Reconoce que “Por un lado, las grandes corporaciones de carbono no sólo hacen sus enormes ganancias hiriendo a la Tierra y, a continuación, utilizan esos beneficios para financiar la ciencia que evite que el público pueda actuar para curar las heridas. Por otro lado, los pobres en América y en todo el mundo son los primeros y quienes más sufren los tifones, inundaciones, sequías y enfermedades provocadas por el caos climático”.  Proponen “que nuestros impuestos ya no vayan a subvencionar a las grandes petroleras”, asimismo, especifican que “Estados Unidos es uno de los que más intensamente contribuyen a la crisis climática, y por lo tanto debe asumir actuar con especial responsabilidad”. Subraya, finalmente, que “Nuestra antigua sabiduría terrenal enseña que la justicia social, la abundancia sostenible, una Tierra sana y la realización espiritual son inseparables”.

En cuanto al Sínodo General de la iglesia de Inglaterra [4] difundió como mensaje central “Se necesita tomar acción urgente para combatir el cambio climático” siguiendo la línea de la Encíclica Laudato Si, en particular en cuanto a actuar frente al cambio climático por obligación moral.

La Declaración budista sobre el Cambio Climático[5] “El momento de actuar es ahora” advierte que “Cuando la Tierra se enferma, nos enfermamos, porque somos parte de ella”. ”Nuestras actuales relaciones económicas y tecnológicas con el resto de la biosfera son insostenibles”. Propone “descarbonizar” nuestros sistemas lo antes posibles”. “Desde una perspectiva budista, una economía sana y sostenible se rige por el principio de suficiencia: la clave de la felicidad es la satisfacción más que una abundancia cada vez mayor de bienes. La compulsión a consumir más y más es una expresión de deseo, la misma causa que el Buda ha señalado como la raíz del sufrimiento”. Finaliza con una sentencia ontológica “Las generaciones futuras, y las otras especies que comparten la biosfera con nosotros, no tienen voz para pedir nuestra compasión, sabiduría y liderazgo. Debemos escuchar su silencio. Debemos, también, ser su voz y actuar en su nombre”.

[1]http://w2.vatican.va/content/francesco/es/encyclicals/documents/papa-francesco_20150524_enciclica-laudato-si.html

[2] http://islamicclimatedeclaration.org/islamic-declaration-on-global-climate-change/

[3]http://theshalomcenter.org/torah-pope-crisis-inspire-400-rabbis-call-vigorous-climate-action

[4]http://www.churchofengland.org/media/2261702/combattingclimatechangespeech.pdf

[5] http://www.ecobuddhism.org/bcp/all_content/buddhist_declaration/

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Papeles de trabajo N° 30 (03-09-15)

CÓMO CUIDAR DE NUESTRA CASA COMÚN

por Leonardo Boff

Hoy, para cuidar de la Tierra, como nos sugirió detalladamente el Papa Francisco en su encíclica “Cuidado de la Casa Común”, se exige «una conversión ecológica global», «cambios profundos en los estilos de vida, en los modelos de producción y de consumo, en las estructuras consolidadas de poder» (nº 5). Este propósito jamás será alcanzado si no amamos efectivamente a la Tierra como nuestra Madre y sabemos renunciar y hasta sufrir para garantizar su vitalidad para nosotros y para toda la comunidad de vida (nº 223). Eventualmente podrá seguir adelante durante siglos, pero sin nosotros.

El 13 de agosto de este año fue el Día de la Sobrecarga de la Tierra, día en que se constató la superación de la biocapacidad de la Tierra para atender las demandas humanas. Necesitamos 1,6 planetas para satisfacerlas.

¿Cómo cuidar de la Tierra? En primer lugar hay que considerar a la Tierra como un Todo vivo, sistémico, en el cual todas las partes son interdependientes y están inter-relacionadas.

Cuidar de la Tierra como un todo orgánico es mantener las condiciones preexistentes desde hace millones y millones de años que propician la continuidad de la Tierra, un super-ente vivo, Gaia.

Cuidar de la Tierra es principalmente cuidar de su integridad y vitalidad. Es no permitir que biomas enteros o toda una vasta región sea deforestada y así se degrade, alterando el régimen de lluvias. Es importante asegurar la integridad de toda su biocapacidad. La Tierra está viva y es realmente Gaia, un superorganismo viviente y nosotros, la porción consciente e inteligente de ella.

Cuidar de la Tierra es cuidar de los “commons”, es decir, de los bienes y servicios comunes que ella gratuitamente ofrece a todos los seres vivos como agua, nutrientes, aire, semillas, fibras, climas etc. Estos bienes comunes, precisamente por ser comunes, no pueden ser privatizados y entrar como mercancías en el sistema de negocios, como está ocurriendo velozmente en todas partes. La Evaluación de los Ecosistemas del Milenio, inventario pedido por la ONU hace unos años, en la cual participaron 1.360 especialistas de 95 países, revisados por otros 800 científicos, arrojaron resultados aterradores. De los 24 servicios ambientales esenciales para la vida, como agua, aire limpio, climas regulados, semillas, alimentos, energía, suelos, nutrientes y otros, 15 estaban altamente degradados. Esto muestra claramente que las bases que sustentan la vida están amenazadas.

De año en año, todos los índices van empeorando. No sabemos cuándo va a parar ese proceso destructivo o si se transformará en una catástrofe.

Cuidar de la Tierra es cuidar de su belleza, de sus paisajes, del esplendor de sus selvas, del encanto de sus flores, la diversidad exuberante de seres vivos de la fauna y de la flora.

Cuidar de la Tierra es cuidar de su mejor producción que somos nosotros, los seres humanos, hombres y mujeres especialmente los más vulnerables.

Cuidar de la Tierra es cuidar de los sueños que ella suscita en nosotros, de cuyo material nacen los santos, los sabios, los artistas, las personas que se orientan por la luz y todo lo que de sagrado y amoroso ha surgido en la historia.

Cuidar de la Tierra es, finalmente, cuidar de lo Sagrado que arde en nosotros y que nos convence de que es mejor abrazar al otro que rechazarlo y que la vida vale más que todas las riquezas de este mundo. Entonces ella será realmente la Casa Común del Ser.

https://leonardoboff.wordpress.com/2015/08/29/como-cuidar-de-nuestra-casa-comun/

Posted in Uncategorized | Leave a comment