Papel de trabajo N° 14 (20-11-14)

5° Congreso Internacional Solar Cities

 Correte que me tapas el sol

El 17 y 18 de noviembre se llevó a cabo en Buenos Aires el 5° Congreso Internacional Solar Cities, “Energía en las ciudades: innovación frente al cambio climático”, coorganizada por ISCI (International Solar Cities Initiative), organización no gubernamental creada en 2003, cuyo objetivo es impulsar el uso de las energías renovables en zonas urbanas y que ha sido responsable de  estos Congresos que se realizan cada dos años.

Se trabajó alrededor de tres ejes temáticos: Energía y cambio climático; Construcción sustentable, y Generación local de energía; y en cuatro foros: Político,  Académico-científico, de ONGs, y de Negocios. En paralelo se trataron otros temas como la difusión, comunicación y educación de las problemáticas ambientales. El tema que ocupó más tiempo en los debates centrales fue la difusión de energía solar en medio urbano, con destacada participación de investigadores que mostraron experiencias exitosas en Europa, Australia, Corea e India . La concurrencia local mostró el enorme entusiasmo que despierta la transición energética en sectores cada vez más amplios de la ciudadanía porteña, en particular los jóvenes.

Las autoridades de APrA difundieron un material sobre energía solar en la ciudad en el cual arguyen sobre el fracaso de la ley solar 4024:

“Tres años después de la promulgación de la Ley 4024, la misma no tuvo un impacto significativo en la instalación de equipos de generación fotovoltaica. Hay múltiples razones por las cuales esto no prosperó: en primer lugar, la ley está limitada a usuarios residenciales – quienes al día de hoy aún cuentan con grandes subsidios en la energía- lo que desincentiva la incorporación de fuentes de generación renovable. Los incentivos propuestos se limitan a una reducción tributaria, lo que no es suficiente para incentivar la instalación de estos equipos. Además, la regulación nacional impide la conexión a la red de distribución (que queda a discreción de la distribuidora), por lo que los sistemas fotovoltaicos que se podrían instalar por esta ley se limitarían a los sistemas aislados, más caros, lo que no tiene sentido en un territorio conectado como el de la Ciudad de Buenos Aires…”

En realidad, en el mismo folleto se lee: ”Asimismo, la ley también promueve la instalación de sistemas de captación de energía solar en parques, polideportivos y edificios de propiedad del gobierno porteño para evaluar los potenciales beneficios económicos, ambientales y sociales de su implementación”. Esto es, que en estos tres años se podrían haber instalado tal vez decenas de megavatios en el sector público, cosa que no sucedió. Decimos tal vez porque no hubo un estudio del potencial fotovoltaico de la ciudad, lo cual también se debería haber hecho aplicando la ley 4024 como se ha hecho en otras muchas ciudades con costes mínimos. Para el sector publico no es relevante el monto de la reducción tributaria, ya que su propósito no es el de economizar sino el de facilitar mediante proyectos piloto el aprendizaje y  la difusión. Por la misma razón, la tarifa tampoco  es relevante. Tampoco es cierto que no resulte posible obtener el permiso del ENRE ya que IRESUD, iniciativa financiada por el MINCyT  (esto es, el estado nacional) descripta en detalle en el folleto, lo ha hecho sin mayor problema y lo podría haber gestionado para cualesquiera otros  proyectos. Por lo tanto, no es verdad que hubiera a priori la limitación de que los sistemas fuesen aislados, aun cuando la ley hable de autoconsumo.

Según el APrA, los residentes de consumos menores  tienen un subsidio de cientos de dólares en la tarifa, ya que el costo de generación estimado por el organismo seria de 320 U$D/MWH y a estos usuarios residenciales se les cobraría muchísimo menos. Esto implica que la nación, que es quien paga los subsidios, está transfiriendo a los porteños esa masa de dinero. Por otra parte, el sector público de la ciudad factura 300.000 MWH anuales con subsidio de la Nación. Sería un acto de estricta justica climática que CABA devuelva al país al menos parte de  esos recursos en algo que será bueno también para ella y para el clima del planeta en vez de buscar la paja en el ojo ajeno.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s